• +5714871929
  •  info@asociacionusuariossanitas.com

La enfermedad es la causante anual de la mortalidad de 1.4 millones de personas y 95% de los infectados con hepatitis crónica desconocen estar contagiados con la misma.

Como todos los años, la Organización Mundial de la Salud celebra el 28 de julio el Día Mundial contra la Hepatitis, una fecha que busca llamar la atención internacional hacía una de las enfermedades más mortíferas. La hepatitis ha creado victimas silenciosas por no ser diagnosticadas a tiempo y otras que combaten con las dolencias de la misma al ser tratados para erradicar a enfermedad.

La OMS trabaja actualmente en una estrategia global que busca reducir los casos nuevos de hepatitis B y C y minimizar en un 30% la mortalidad causada por la misma, dejando como límite para alcanzar dicha meta el 2020. Para esto pone en marcha múltiples medidas de índole preventivo y sanitario, reforzando los diagnósticos, número de tratamientos existentes y acceso a estos.

La estrategia, busca también incrementar la acción política e informativa en torno a la enfermedad al adoptar leyes y derechos para combatirla, y crear conciencia y conocimiento en la población para que puedan estar alertas de su presencia y así poder mitigar el daño ocasionado por ella.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es por definición, una inflación del hígado que, según los expertos, puede ser ocasionada por motivos como:

  • Infecciones por virus, bacterias o parásitos.
  • Trastornos de tipo autoinmune.
  • Lesiones debidas a la interrupción de la irrigación sanguínea normal del hígado.
  • Traumatismos.
  • Presencia en el organismo de toxinas, medicamentos, drogas, etc.
  • Por trastornos de tipo hereditario.

Si no es tratada adecuadamente, se corre el riesgo de que remita de forma espontánea o evolutiva hacía otro tipo de dolencias como la cirrosis, la fibrosis (cicatrización) o inclusive el cáncer de hígado. 

Tipos de hepatitis

Actualmente se reconocen múltiples variedades de la enfermedad, lo que supone también que existan variaciones de contagio y síntomas. La enfermedad se ha catalogado con los siguientes tipos:

  • Hepatitis A: Conocida también como infecciosa, se transmite por el consumo de alimentos o bebidas contaminados usualmente con materias fecales portadoras del virus VHA, pero es posible que se dé por contagio entre personas y suele estar presente en condiciones higiénicas deficientes. Sus síntomas son: Ictericia, inapetencia, náuseas y orina oscura.
  • Hepatitis B: Se le llama también sérica. Se puede transmitir a través de los fluidos corporales como la sangre, semen, secreciones vaginales, saliva, lagrimas u orina de personas infectadas. Puede volverse crónica con facilidad, en ocasiones puede desembocar en cirrosis.
  • Hepatitis C: Adquirida por contacto directo con la sangre infectada. Puede ser de tipo agudo o crónico e incluso se corre el riesgo de que desencadene en cirrosis o cáncer del hígado. En muchos casos el paciente permanece asintomático, lo que hace que progrese lentamente en el cuerpo.
  • Hepatitis D: Es la hepatitis vírica más grave y se denomina también como hepatitis delta. Se asemeja en su transmisión a la de tipo B y sobrevive en el humano gracias a la presencia de esa misma variación de la enfermedad (hepatitis B), lo que hace que las dos coexistan en el cuerpo. Sus signos de alerta son la ictericia, fiebre o malestar general en su etapa aguda, la cual es controlable. Al hacerse crónica, puede causar cirrosis y está asociada al cáncer hepático.
  • Hepatitis autoinmune: Es siempre crónica, progresiva y de origen desconocido. En este caso el hígado rechaza las células hepáticas y las destruye por acción de los anticuerpos.
  • Hepatitis de origen tóxico: Causada por la presencia en el cuerpo de medicamentos o toxinas que pueden aumentarse o sencillamente no ser degradados en el organismo.
    Actualmente, las hepatitis víricas afectan a 400 millones de personas y es fundamental que todos sean conocedores de la enfermedad para poder tomar acciones precisas y así poder erradicarla con mayor efectividad.

Últimas Publicaciones